Freelancing: Las Reglas De Oro Del Trabajo Independiente

June 15, 2017

El trabajo independiente o freelancing ha crecido mucho en los últimos años, con un crecimiento del 180% en América Latina solo en el 2016 según un reporte conducido por la reconocida plataforma de enlace freelance Workana.

Los motivos de esta expansión son variados, pero el más importante parece ser la incorporación de la generación millenial a la fuerza de trabajo. Los trabajos tradicionales parecen no ser sostenibles, particularmente porque este grupo etario valora mucho el sentirse a gusto en su sitio de trabajo.

Según un estudio llevado a cabo por la consultora PwC, los millenials encuentran que el desarrollo personal y el balance vida/trabajo son commodities más importantes que las recompensas financieras. Asimismo, la flexibilidad de horarios fue citada como la segunda prestación laboral más buscada por este grupo.

Así, el freelancing parece ser una excelente opción para los nacidos entre 1980 y 2000. Este tipo de actividad permite a los trabajadores contar con todos los beneficios en relación a desarrollo personal, balance vida/trabajo, flexibilidad y autonomía laboral.

Por otro lado, el trabajo freelance le abre las puertas a la diversidad. Al ser una actividad remota, el freelancing permite que cualquier persona con un computador y conexión a Internet tenga acceso a la oferta de trabajo desde la comodidad de su casa u oficina, sin importar su género, condiciones especiales, cargas familiares o discapacidades. De esta manera, el freelancing representa una alternativa altamente inclusiva para diferentes grupos.

Pero, aunque a simple vista pareciera que se trata de trabajo informal, y que cualquier persona puede serfreelancer a cabalidad, este tipo de trabajo amerita del mismo profesionalismo que cualquier trabajo “tradicional”. El freelancing es un asunto serio.

Es por esto que hay ciertas premisas de las cuales es necesario partir si se quiere hacer un buen trabajo freelance, y a continuación las vamos a revisar una a una.

Tu oferta de servicios debe ser muy clara

Al momento de ofrecer tus servicios a un cliente remoto, es necesario que seas completamente claro, tanto en lo que se refiere a tu actividad y nicho como en relación a tus tarifas y políticas de cobro.

Lo ideal es que el cliente sepa desde el primer momento qué le estás ofreciendo y a cambio de qué.

Si eres programador back-end o diseñador UI/UX, es importante que dejes esto absolutamente claro desde el primer momento. De esta manera, la aproximación de clientes potenciales a tu trabajo será más propicia. Al dejar clara tu oferta de servicios como freelancer, las probabilidades de atraer los clientes adecuados para un perfect match laboral aumentan. De modo que, mientras más claro(a) seas, mejor.

El tema de las tarifas surge una vez que el vínculo con un cliente potencial ya se ha hecho, y en este caso es sumamente importante negociar con claridad. ¿Vas a cobrar por proyecto? ¿Por hora? ¿Por número de caracteres? ¿Por paquetes? ¿Cuál es el monto final? ¿Cobras algún porcentaje por adelantado? ¿Cuál es la fecha de entrega? ¿Cuántas revisiones están incluidas en el precio final? Todas estas interrogantes deben ser aclaradas antes de comenzar el proyecto. Además, ambas partes deben saber exactamente en qué consistirá el producto final y cuáles serán sus características.

Establecer canales directos de comunicación es imprescindible

Los canales de comunicación deben tener la menor cantidad de intermediarios posibles, siendo lo ideal que el receptor del producto final sea quien esté en contacto directo con el freelancer.

Para lograr que el desarrollo y entrega final del proyecto ocurran sin inconvenientes, es importante establecer canales directos de comunicación vía correo electrónico, videollamadas, servicios de mensajería instantánea entre otros. Tu comunicación con los clientes es vital, particularmente si el proyecto tiene factores o amenazas externas que puedan llegar a condicionar cambios en el proceso.

No existe un canal de comunicación universalmente ideal, de modo que es necesario evaluar cuál es el mejor canal para cada caso. Encontrarlo garantiza el ahorro de tiempo y malos entendidos, tanto durante el proceso de creación y desarrollo, como en el momento de la entrega final.

Herramientas como AsanaSlack o Basecamp suelen ser muy útiles cuando hay más de dos personas involucradas en el proyecto, o cuando se trata de proyectos a mediano o largo plazo donde debe seguirse una agenda.

Los ‘deadlines’ son sagrados

Los clientes que encuentras siendo freelancer muy probablemente forman parte de una organización cuyos objetivos han sido sometidos a calendarios estrictos de trabajo en función de las metas que quieren alcanzarse. Tu trabajo y tus deliverables como freelancer entran en esa planificación, y por eso es importante respetar las fechas de entrega o deadlines.

Si bien el freelancing ofrece muchas libertades en cuanto a localización geográfica (no es necesario estar presente en una oficina) y tiempo (en teoría no hay horarios en la mayor parte de los casos), si hay algo que se conserva de los trabajos tradicionales es el valor de la responsabilidad.

Un buen trabajador freelance entrega siempre en la fecha acordada, e incluso antes, y el producto final que se entrega en esa fecha debe coincidir con las especificaciones establecidas al inicio del proyecto. No hay peor carta de presentación que una entrega tardía o un proyecto incompleto, así que procura evitar ambas cosas.

Hacerse de rutinas es importante

Aunque la naturaleza del trabajo remoto (y su principal atractivo) es la flexibilidad laboral, al final del día el freelancing es trabajo. Como tal, es posible llevarlo a cabo de manera más eficiente si el freelancer se dedica a organizarse y planificarse en función de rutinas diarias y semanales.

Levantarse todos los días a la misma hora y asignar horarios para las actividades profesionales, personales y de ocio, son hábitos que permitirán que tu día transcurra con mayor fluidez. Al final del día, hacerse de rutinas disminuye la probabilidad de que queden cosas pendientes por hacer, o responsabilidades sin cumplir.

Una buena forma de preservar este ambiente de planificación es llevando una agenda donde se anoten las cosas por hacer y los proyectos por terminar. Esto no solo disminuye la posibilidad de que algo se olvide, sino que te permite tener un registro visual de tus “timeframes” o marcos temporales para cada proyecto, tanto en la esfera profesional como en la personal.

El lado positivo del trabajo remoto es que, a la luz de cualquier imprevisto, sea un viaje o una ocupación personal, el freelancer puede siempre re-estructurar esa organización en función de los nuevos acontecimientos. Así, aún cuando el trabajo se sujeta a planificación y organización, éste se mantiene fluido y flexible.

Hacer ofertas claras, establecer y mantener canales directos de comunicación, respetar los deadlines y hacerse de rutinas son cuatro consideraciones de las cuales todo freelancer debe partir. No solo garantizan un buen desempeño, sino una buena cultura de trabajo que sin duda atraerá (¡y retendrá!) más y mejores clientes.

Source: pulsosocial.com

Leave a comment

DESCARGA LINGUOO GRATIS
1 App Puede Mejorar tu Vida. Imaginate Leer 1 Libro Por Semana, O Estar Actualizado Siempre Pero Sin Tener Que Leer
Tu información está segura
DESCARGA LINGUOO GRATIS
1 App Puede Mejorar tu Vida. Imaginate Leer 1 libro Por Semana, O Estar Actualizado Sin Tener Que Leer!